A 100 mexicanos encuestaron

encuesta
Shares
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • Google+

“100 mexicanos dijeron” es un programa de amplia popularidad en la que de manera divertida se busca que los equipos participantes encuentren las respuestas más comunes que da la gente a partir de una encuesta realizada, sobre diferentes temas, por ejemplo: cual es el color favorito de la gente, como se acompañan lo alimentos en la comida de mediodía, cual es el deportista más famoso, etc.

El tamaño de la muestra de 100 personas encuestadas en México de más de 100 millones de habitantes corresponde a un porcentaje infinitesimal, sin embrago la tendencia describe de manera lógica los resultados, generalmente asentimos y confirmamos que efectivamente la respuesta correcta coincide con la realidad, pero en otras las respuestas son muy diferentes o realmente nunca se nos hubieran ocurridos en casa.

Recuerdo particularmente una en la que se preguntaba cuando vas al cine cual es el tamaño de la bebida que más pides, la respuesta dada que tuvo el primer lugar fue la “600 ml” cuando sale el dato nos quedamos mirándonos como diciendo “¿What?” aquí en Sonora en el cine solo pedimos chica mediana o grande nadie dice: - ¿Me das un refresco de 600?

Viene el comentario como ejemplo de las diferentes tradiciones, hábitos y costumbres del diferente mapa cultural del país, cuando la encuesta se trata de temas en el que justo afecte más la cultura y tradiciones regionales el sesgo nacional o varianza en la respuesta será mayor, en todo caso habría que segmentar y hacer un programa que sea 100 sonorenses dijeron, o 100 chiapanecos dijeron. Las respuestas más comunes no coincidirán al 100%, quizá se repitan un buen número, pero no todas.

Hay un dato que crece para cuando las poblaciones a encuestar son heterogéneas y se llama el error de especificación. Con lo que se debe de incrementar el tamaño de la muestra, en la medida que las personas encuestadas compartan gustos y afinidades comunes. El tamaño de la muestra puede ser menor, es el caso de los pueblos no se necesita preguntarla a un pueblo del Río Sonora una muestra de 100 personas para saber con qué bebida acompaña la comida, con unas 15 personas del pueblo nos dará un buen indicador al respecto.

El preguntar a 100 mexicanos el error de especificación por sesgo regional es muy amplio, pero son datos confiables a ese nivel macro, pero sí de esa muestra la segmentamos y queremos separar de acuerdo a región norte, sur, etc. El tamaño de la muestra se reduce quizás a 20 o menos y ya se pierde la confiabilidad en los datos.

En la medida que se busca encontrar inferencias por subtemas como variables de edad, genero, región, y si además queremos precisos en una encuesta el tamaño de la muestra debe ser mayor. Es el caso de las encuestas políticas en las que no solo interesa el dato global sino también inferir comportamientos de segmento.

Recuerdo que en mis materias de estadística el profesor nos decía que una muestra a partir de 15 observaciones empieza a marcar tendencia en los datos.

Me he topado con clientes que piensan que una encuesta es mejor que otra porque tiene más muestra y no es así, tampoco tiene que ver con el tamaño de la población cuando son mayores de 100,000 habitantes es prácticamente similar aplicar el mismo tamaño de la muestra en Hermosillo que en Monterrey o Guadalajara, la varianza está en el error de especificación más amplio en ciudades grandes no por el tamaño sino por la disparidad del espectro cultural.

De ahí que el quid está en el marco muestral y como se define la persona encuestada, en donde se va encuestar, es ahí en donde está la calidad de la información.

Particularmente las encuestas políticas requieren de mayor precisión para poder proyectar los datos de la población, lo que exige un número mayor de encuestas para tener una probabilidad de éxito mayor en los escenarios planteados. En este particular caso, la preferencia que se hace entre partidos y personajes. Hay dos factores que inciden en los datos, por un lado, el rechazo de la gente a proporcionar los datos lo cual genera una incidencia mayor en intentos para lograr una encuesta y el otro dato es las personas que no definen una posición por miedo simplemente que no saben aún cuál es su preferencia.

Ambos datos afectan la descripción de los resultados si la casa encuestadora no sabe cómo definir o como tratar estos sesgos que son muy usuales. Ahora por el hartazgo de la gente con los políticos o bien por temas de inseguridad que no desean darte datos, reconocer estos dos factores al momento de diseñar la encuesta resulta preponderante para no perder calidad en la misma.