Cómo sobrellevar la crisis en tu empresa

Inflación y estrategias: Cómo ser empresa y sobrevivir a la crisis.

Mientras los aumentos de precios se siguen sucediendo, aun en un contexto de enfriamiento de la actividad económica, las empresas  cuentan sus experiencias y dan sus “recetas” de qué hacen para enfrentar este problema y seguir trabajando. Tarifas que buscan ponerse a tono de la inflación. Empresas que prevén compras a largo plazo. Industrias que se esfuerzan por eficientizar modelos de producción…

Constructoras que consolidan acuerdos con los proveedores. Bodegas que buscan el apoyo de los importadores. Cadenas de comercios y supermercados que buscan compensar con estímulos, descuentos y premios los incrementos salariales impulsados por los gremios. Empresas de turismo que cambian el foco emisivo por el receptivo. Estas son algunas de las muchas formas que pusieron en juego las empresas de Mendoza para hacer frente a la inflación galopante (acentuada en los últimos meses por la crisis entre el Gobierno y el Campo).

Un problema constante que está lejos de solucionarse. En especial cuando desde el gobierno la única receta aplicada es manipular los datos del Indec (al primer semestre el IPC oficial acumula aumentos de sólo el 5,8%) antes que enfrentar el problema.

Varias firmas consultadas  indicaron que el panorama de enfriamiento repentino en una economía que venía creciendo aceleradamente desde hace seis años, las puso en un serio aprieto.

Sin embargo, acostumbrados a trabajar en un escenario económico lábil y cambiante, los sectores pusieron ingenio y “cintura”, para analizar y sortear los obstáculos que presentó la Argentina, en particular, en los últimos meses.

Y sobre todo hasta que el Senado de la Nación, con voto de Cobos, logró la derogación de la resolución 125.

Frente a este escenario de incertidumbre y precios que no bajan aun en un contexto de enfriamiento de la economía, las empresas locales cuentan qué hacen y cómo tratan de sobrevivir a un flagelo que atenta directamente contra una necesidad vital de cualquier empresa: la planificación a futuro.

A continuación las cinco estrategias más usadas para hacer frente a la inflación y no morir en el intento:

Estrategias frente a la inflación:

1- Tarifas móviles.

Panorama: El valor del barril de petróleo no movió tanto la aguja (entre 7% y 10%) en cuanto a tarifas aéreas y alojamiento en el mercado internacional, mientras que en el país el contexto externo más la coyuntura interna provocaron subas en las aerolíneas de cabotaje del 40%, mientras que las tarifas de alojamiento y transporte se modifican de forma periódica. Esto obligó a las agencias a acortar a tres meses, como máximo, la vigencia de las tarifas.

No obstante, mientras no llegue la confirmación de la reserva, las cotizaciones muchas veces suben, y el valor de ese ajuste lo termina pagando el consumidor final.

En cambio si la confirmación llega, es la empresa la que asume las pérdidas.

En cuanto al turismo receptivo el problema es presupuestar en dólares para el cliente externo, ya que si bien los prestadores les pasan tarifas en dólares, si este baja como lo hizo en los últimos meses, se hace un ajuste en pesos.

Esto se suma que ya no es tan tentador venir a Argentina porque hay una gran diversidad de hoteles a U$S100 diarios, en lugares más preciados que Argentina.

Estrategias: Frente a este escenario, empresas como Huentata apuntaron a ampliar la oferta.

“Diversificamos la propuesta, buscamos más mercados, fuimos más agresivos en otras provincias y en otros nichos. Buscamos negocios que tienen que ver con el turismo y estaban un poco dormidos. En octubre pusimos más unidades de negocios, abrimos una oficina de turismo receptivo, todos estos paracaídas amortiguaron el golpe, sin embargo notamos la meseta. Los costos se han mantenido, o aumentando, y hemos vendido lo mismo que el año pasado”, explica el gerente de ventas de la firma, Jorge Spadavecchia.

La empresa, que se dedicaba a turismo receptivo, está optando por ofrecer servicios emisivos, sobre todo a empresas. Hace tiempo que venimos trabajando mucho con opciones corporativas, viajes de incentivo y empresariales, que en los últimos años se desarrollaron muy fuertemente.

Pese a todo seguimos invirtiendo en vehículos con una línea del Banco Nación para incentivo del turismo, a tasa fija y en pesos, que nos sirvió para financiar el 30% de la compra. Lo último sería achicar gente o activos. Nuestra línea es crecer.

El sector no obstante ha perdido rentabilidad, en pos de ganar o mantener clientes, o mercados, también producto de que surge competencia desleal”, resumió.

Por su parte Sergio Cornejo, dueño de ISC Viajes indicó que ante la crisis “ampliamos con un ejecutivo en Buenos Aires los destinos en el mercado interno. Eso fue nuevo para nosotros”.

En cuanto a turismo emisor, dijo que “estamos agilizando el ingreso a nuestra página web, para que sea más fácil el acceso on line que nos permite tener links con otros sistemas de reservas, como el sistema de Trans Hotel que es un sistema mundial. Mediante estas estrategias hemos podido mantener al personal”.

2- Pacto con proveedoras.

Panorama: Los costos de enero a junio subieron 460% en el transporte de cargas. Los empresarios del sector perdieron 50 días de trabajo por los cortes de ruta y su facturación se redujo de forma proporcional.

Y además hacia adelante tiene un panorama poco claro sobre qué puede pasar con variables claves como el precio de los combustibles, los repuestos, camiones y hasta con la mano de obra.

Pero este no es el único sector con problemas. Si bien la inflación en el rubro construcción fue importante (un 19,8% en los últimos 12 meses) y según los índices oficiales el ritmo de obra ingresó en una meseta en el primer semestre de este año, algunas empresas continuaron trabajando al mismo ritmo, e incluso, crecieron.

A partir de la disolución del conflicto entre el Gobierno y el campo, la construcción de emprendimientos que estaban frenados se reactivó, tanto de empresas como de particulares.

Sin embargo el gran problema continúa siendo la inaccesibilidad a los créditos hipotecarios para mucha gente que no puede demostrar altos ingresos.

Las tasas de interés de estos créditos rondan el 11,2% anual variable en 120 meses y del 12,6%% anual variable en 180 meses.

Estrategias: Frente a este panorama tanto desde el sector transporte como el de la construcción apuestan por alianzas con proveedores en el mejor de los casos o adelantar para asegurar la compra de insumos básicos.

Leonardo Andreu, de Transportes Andreu, señala que la estrategia es anticipar la compra. “Tratar de stockearse en cubiertas y en repuestos, es la única alternativa. Hoy para comprar un camión tenemos que pedir un turno, y nos lo entregan recién el año próximo”.

Andreu señala que si bien las tarifas del transporte se han ido ajustando, “todavía existe un retraso importante, al menos de un 40%. No se han podido trasladar los incrementos en combustible, gasoil y cubiertas. Las tarifas además dependen del sector. Los transportistas que están en rubros masivos, encomiendas o expresos, pueden trasladar la tarifa a cada carga. En mi caso, que tengo clientes que mueven volúmenes, el poder de negociación es menor. Se hace necesario trabajar mucho sobre estructuras de costos. Hacer públicos los aumentos que hemos tenido para poder negociar con nuestros clientes”.

Por su parte, Adolfo Cioffi, constructor, afirmó que “es necesario utilizar mucho las relaciones y lograr buenas permutas con proveedores amigos, siempre tratando de no endeudarse. Tengo una política personal de no tener deudas. Tengo muchos proveedores amigos, con los que he realizado una serie importante de permutas, y lo he podido hacer porque me han tenido confianza”.

Al mencionar la tan temida palabra (”inflación”) Cioffi parece no inmutarse. “Hay que saber trabajar con inflación, ya habíamos previsto stock para todas las obras que íbamos a empezar este año, y en el caso del mall (en Guaymallén), donde terminamos de calcular los costos en febrero, ya se nos movió la aguja un 18%. Tenemos un plazo de 2 años y un poco más. Ahora buscamos recursos entre todas las empresas para comprar materiales y congelar esa parte”, explicó.

Uno de los grandes proveedores de la industria, Hiper Cerámico, cuenta cómo se beneficia con esta tendencia. Diego Pérez Colman, gerente general de la firma, señala que en los contextos de incertidumbre, la gente decide invertir en refacciones, tanto el propietario como el inquilino.

“En un contexto de incertidumbre la gente invierte en ladrillos. Si bien la inflación, que en los últimos 12 meses ha sido alta, nos tocó, pero no detuvo el crecimiento, al menos en nuestro caso.

A partir de fines de 2002 el crecimiento del sector fue constante y notable. Nuevos emprendimientos inmobiliarios, bodegas, hoteles, centros comerciales, casas y un sector muy importante de remodelaciones continuaron consolidando el concepto que tienen los argentinos de que $100 en ladrillos valen más que $100 a futuro.

Pienso que con la crisis, el consumo es más maduro. En el primer semestre de este año registramos un crecimiento real de 11% respecto a igual período de 2007″.

3- Complementos salariales.

Panorama: Con una inflación galopante en productos básicos como los alimentos, la inestabilidad y conflictividad laboral dentro de las empresas son un problema cotidiano.

En especial cuando no hoy datos ciertos y todos se tienen que manejar con estimaciones y expectativas, que según el ojo con el que se mire, pueden ser muy superiores o inferiores a la suba real de precios.

Estrategias: Frente a esto y a fin de paliar el impacto de los aumentos o bien aquietar los insistentes reclamos, en varios casos se están otorgando sumas fijas, aunque no siempre en efectivo.

Por ejemplo, Wal Mart dará a sus empleados descuentos en compras y una tarjeta por mes de $150 para gastar en mercadería entre julio y diciembre, junto a un extra de $ 75 en diciembre.

Otro ejemplo es el de la cadena de supermercados Libertad que acordó pagar $100 en bonos de mercadería por 7 meses desde setiembre, además de adelantar el 6% con la liquidación de julio.

Otro ejemplo es la cadena Vea que sumó al anticipo un premio de $110, más un 20% en descuentos para compras de hasta $600.

Átomo fue la primera empresa en arreglar con su personal. En junio pactó aumentos del 12%, junto al pago único de una suma no remunerativa de $150.

Según el Centro de Empleados de Comercio (CEC), el nuevo piso salarial de bolsillo, con los últimos reacomodamientos, promedia ahora los $1.700, más los adicionales pactados.

Hay otros sectores que están en la misma senda. La industria metalmecánica tuvo que otorgar este año un incremento de casi un 32% sobre los salarios.

Este, según el titular de Asinmet, Julio Totero, “es letal para las empresas que en lugar de pensar hoy en contratar nuevos empleados, intentamos optimizar las horas de trabajo y en reducciones de personal. Existe una fuerte presión gremial para abrir antes de fin de año las paritarias. En este estado de incertidumbre se complica el crecimiento. En muchos casos en nuestro sector se pagaban sueldos por encima de los convenios, pero hoy si se sigue reduciendo la demanda, esos sobresueldos van desapareciendo, pagándose solamente los salarios de convenio”.

4- Tercerizaciones.

Panorama: La tasa de desempleo creció en Mendoza del 4,2% al 4,5% entre fines de 2007 y el primer trimestre de 2008, último dato disponible.

El mercado laboral ha sufrido una fuerte disminución, como consecuencia de la incertidumbre. La demanda venía firme hasta febrero de este año.

A partir de marzo, las grandes empresas, nacionales y multinacionales, comenzaron a frenar sus proyectos de crecimiento para 2008. En abril se profundizó la baja de demanda, y de allí en más se hizo muy selectiva.

Estrategias: Frente a esta incertidumbre y los costos fijos que implica contratar nuevo personal, la clave parece ser tercerizar.

Andrés Saénz, de la consultora Sesa Select, importante proveedora de personal temporario en Mendoza, afirma que la tendencia de las empresas es tercerizar cada vez más.

“Las compañías que tienen compromisos que cumplir contratan mano de obra tercerizada, terminan sus compromisos asumidos y esperan que la situación aclare”, graficó.

El personal temporario es contratado, particularmente, por aquellas empresas que tienen “picos” de trabajo, aunque en los últimos años esta estrategia se ha extendido también a las pymes. La temporalidad de estos trabajos tiene un lapso de 3 a 9 meses, según explica Sáenz.

César Morchio, de Morchio y Asociados, otra renombrada consultora del medio, señala que en los últimos meses “no ha habido un verdadero incremento de tercerizaciones, porque también se encuentra golpeado el mismo sector por las dudas de las compañías. En general toda empresa que puede esperar hasta que aclare, lo está haciendo, tanto en tomar personal permanente como en tercerizar servicios. Se han producido algunos despidos, o no se han cubierto posiciones que han quedado vacantes en la medida en que no son imprescindibles. Efectivamente la contratación de temporarios se redujo, me animaría a decir, que en aproximadamente un 15% a 20%, por las mismas causas”.

5- Equilibrar el negocio.

Panorama: El sector vitivinícola vio incrementarse este año la mano de obra en el sector primario e industrial más del 25%.

En agroquímicos se padecieron subas de hasta el 300%. La botella ya subió dos veces en lo que va del año alcanzando un incremento del 8%, sumado a los aumentos en cartón, que ya acumulan un 25%. Pero frente a esto, la industria tiene un panorama de fuerte control.

Sobre el vino pesan estrictos controles de precios y una débil tendencia hacia la estabilización de los despachos al mercado interno. Situación que cualquier aumento podría alterar e incluso hacer que se retraigan las ventas. Eso sin contar el impacto sobre el tipo de cambio real que ocasiona la inflación.

Estrategias: En este contexto la receta aplicada es compensar para equilibrar los mercados tanto interno como externo, preservando el volumen en las gamas bajas y ajustando en las medias y altas donde se puede alcanzar una mayor rentabilidad.

José Alberto Zuccardi, propietario de la bodega Familia Zuccardi subrayó que la estrategia más difundida por los exportadores ante la crisis es tratar de llevar los aumentos de costos al precio de vinos de $10 hacia arriba.

“Tratamos de sustituir insumos. En lo externo la estrategia es exportar productos de mayor valor agregado, recortando volumen de vinos más bajos. La otra estrategia es diversificar mercados para desarrollar una canasta de monedas más amplia y no sólo en dólares. Esto ha permitido recuperar valores, el dólar canadiense y el euro, que subieron fuerte, permitieron una mejora del valor promedio del producto. El proceso está medianamente equilibrado. Tras un período largo de estabilidad, lo que sucedió este año nos llevó a buscar un equilibrio, que aún todavía no se ha hallado del todo, no sólo por nuestra situación externa, sino interna”.

Matías Fraga, gerente de exportaciones de Bodega Escorihuela Gascón añade, en cuanto a la producción, que la clave está en ser eficiente y cuidadoso con los stocks. Producir lo que hace falta y no por demás.

“Hay un problema financiero, no de recesión. Aquí influye mucho la relación que uno tenga con los proveedores para no quedarse sin stock. Nosotros a diferencia de otras industrias buscamos no sobre - stockearnos. Una herramienta que estamos tratando de usar con nuestros importadores es que anticipen los pedidos, a fin de liberar depósito, y poder elaborar producto a un precio más uniforme. La solidaridad de los importadores en este punto ha sido fundamental”.

General

Si trabajas como freelance o eres el propietario de algún pequeño negocio tendrás que tener en cuenta algunos puntos para sobrevivir a estos tiempos de crisis en los que nos encontramos, como si de una gran empresa se tratara pero adaptada a tu propia situación y actividad a menor escala.