Cronica de un dia laboral

simsa-cronica-de-un-dia-laboral
Shares
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • Google+

Cronica de un dia laboral

En cronica de un dia laboral, usted descubrirá que no corresponde a la actualidad, pero a gran parte de nosotros nos ha tocado vivir apenas hace unos años. Hoy salí de mi casa rumbo a mi oficina como todos los días a las 7:30 am en punto, llevo mi portafolio de piel que me regaló mi esposa en el día del amor y la amistad, también llevo la agenda de forro de piel en la que llevo el control de mis actividades profesionales, voy a una cita con mi socio y estaba preocupado porque ya voy demorado y no sé cómo va a reaccionar.

Llegué 10 minutos tarde, me aplicó la ley del 15 de espera y se fue, al no saber si iba llegar o no. Entro a mi despacho y le pido a mi secretaria me diera el periódico del día, el cual reviso con detalle, después me informa mi secretaria por el conmutador que tengo a un familiar esperando hablar conmigo y que tiene más de un mes tratando de verme pero no ha podido localizarme Recibo a mi Tío, que está esperándome y me muestra un catálogo de libros que desea que le compre, tiene muy buen ver, en papel de muy buena calidad, es un folleto de gran vistosidad, se ve que es papel muy fino, me deja su tarjeta con su teléfono de oficina en los horarios que se encuentra para ver qué le resuelvo sobre la compra de esa excelente enciclopedia, además me daría en regalo, un diccionario de inglés y español para que lo usen los hijos en la escuela.

Al terminar de la reunión Tengo una muy importante junta con los vendedores de la empresa los cuales he mandado llamar de todas partes de la región en donde tengo representantes para tatar de manera directa cara a cara las nuevas metas para este año, son alrededor de 20 excelentes vendedores los cuales han venido con sus gastos pagados boleto de avión, comidas y un día de hospedaje a esta reunión, gastos que corren por cuenta de la empresa. La reunión dura dos horas aproximadamente en la que con “proyector de acetatos” les muestro las nuevas metas y al terminar de manera no planeada vamos todos a comer a un restaurante que me han recomendado pero tardamos en encontrarlo, no sabía su dirección de cómo llegar, pero preguntando por aquí y por allá lo encontramos finalmente.

Por la tarde tengo un problema con mi esposa la cual me reclama con justa razón que no haya ido a comer, había preparado el platillo favorito, me disculpo diciendo que salió la comida de manera improvisada y no encontré manera de comunicarme con ella porque no tenía teléfono para hablarle, con eso la tranquilizo y se recupera el ánimo entre ambos, ya que mi justificación es bastante creíble.

LA REALIDAD ACTUAL

Efectivamente estimado lector esta plática que parece un joven de la generación del milenio resultara surrealista, pero esa crónica era de lo más común y sólo por citar unos detalles de la vida cotidiana en la que hemos transitado todos aquellos que somos de los ochentas para atrás, la vida de hace 20 años era drásticamente muy diferente, la comunicación era mucho más tardada las decisiones se comunicaban como en cámara lenta, una cita, una invitación, una junta, una decisión de compra, dar una notica podía ser de días hasta que localizábamos a la persona en el momento indicado y que hubiera un teléfono estacionario disponible en ese lugar, hoy en día es de tan solo instantes.

La vida es de más interacción humana pero de menos interrelación humana, y con una productividad casi igual que la de ahora, pero la gran diferencia es que hoy nuestro trabajo está muy supeditado a la tecnología por lo que los términos de productividad se correlacionan persona y tecnología, antes era la habilidad, la creatividad, el ingenio y el talento humano lo que definía la productividad, ahora todo eso te lo da la tecnología hasta la creatividad. Un creativo de una agencia de mercadotecnia es alguien que puede manejar con destreza el internet y su trabajo puede ser un menú de ideas tomadas de “la nube”.

Hoy en día, las actividades empresariales, profesionales y sociales, las mismas de antes de 8 horas se pueden hacer en menos de una cuarta parte de ese tiempo y sin mayor contratiempo, el dejar a alguien en una cita incumplida es prácticamente increíble, no hay excusas, tan sencillo como enviar un mensaje desde el celular o un WhatsApp en 3 segundos, en medio de una plática y casi imperceptible para la otra persona, dar de excusa a la esposa que no le pudimos avisar de una comida no planeada es poco creíble, así como faltar a un compromiso sin antes no tener la oportunidad de haber avisado, no resulta un buen pretexto.

Los bonitos portfolios de piel y las agendas de bolsillo han sido sustituidos por un Smartphone o una Tablet, llevamos agenda y reviso los periódicos del día y ahí también me manda un aviso la secretaria para recordarme de una cita.