Estrategias en el mercado

En mi anterior columna del sábado pasado comentábamos que para definir estrategias en el mercado tenemos que conocer mejor el entorno competitivo, hay también un recurso escaso aparte del dinero y ese es el tiempo, todos competimos eventualmente por ganar ese espacio tiempo en el cronograma del consumidor.

Cuando el recurso del que hablamos no es la disposición del dinero sino más bien del tiempo, las cosas se complican, competir contra el recurso tiempo es más complicado, nos ha pasado que tenemos un gran libro por leer pero no hemos pasado de la página 5 porque no tenemos tiempo, pero sí le hemos destinado 2 horas a ver televisión, por lo que nuestra disponibilidad de recurso tiempo se vuelve algo escaso y por tanto compite con la lectura de mi libro favorito ¿qué hacer?

¿Leer la biografía de mi personaje predilecto o ver un juego de futbol americano en televisión? la elección es la utilidad marginal que proporciona ambos eventos aun y cuando son muy altas las dos, ¿cuál gana? Ahora no solo es la televisión Adivinó, la televisión son las redes sociales, Facebook, Twiter, etcétera, los que compiten entonces, todavía más se restringe el tiempo. Parte del éxito de las redes sociales es que la capacidad de robar tiempo a la televisión o leer un libro es compartible porque se puede hacer de manera simultánea, pero lo que no valoramos es que la calidad en la que estamos usando nuestro tiempo se vuelve inferior ¿quién va ganado? ¿No te entendí? No se me pegó nada de lo que estudié, son frases que escuchamos a nuestros hijos y la razón es obvia, un ojo al gato y otro al garabato en el inbox.

LA CALIDAD DEL TIEMPO

No digamos del tiempo de ocio que dedicaremos a la conversación con los hijos o las reuniones sociales con amigos, sucede que a veces la comunicación , aunque  física mente estamos  juntos, es a través de mensajes que nuestros hijos nos atenderán de manera más  clara , si le ponemos  el mensaje vente a comer, te está esperando tu papá en el carro, etcétera, la capacidad de comunicación generada por el ser humano a través de las cuerdas  vocales  ha sido  remplazada  por un  teclado que  usamos digitalmente . Si entramos al terreno futurista esperaremos encontrar el prototipo humano con una comunicación digital sin cuerdas vocales y con un crecimiento del área craneal occipital, donde se encuentra el sentido de la vista que usamos de manera extrema, con un desgaste ocular importante.