Los 2 Hermosillos

hermosillo
Shares
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • Google+
Los 2 Hermosillos

Apuntes de la realidad mercadológica en Hermosillo, las cuales se deben de tomar en cuenta en cualquier análisis de mercado, aprendizajes importantes que quisiera hacer, unas reflexiones de acuerdo a la experiencia de primera mano.

Hermosillo, para propósitos prácticos, está dividido en dos grandes bio-sistemas que se definen como si fueran dos ciudades en una, que conviven, comercian y laboran en dos zonas claramente delimitadas de la ciudad.

Pudiéramos imaginar cómo dos medias naranjas, la primera del norte que divide prácticamente la ciudad en la zona del Blvd. Rodríguez y Blvd. Encinas y la otra media naranja al sur de este límite.

Esto es importante reconocerlo, puesto que al momento de realizar un planteamiento sobre un nuevo negocio comercial, habría que partir de la base de en cuál de los dos Hermosillos se encuentra esto.

De entrada, nos ayuda a definir el marco muestral sobre la zona a investigar, así también las posiciones que se encuentran en el medio de ellas pudieran ser las mejores posiciones de la ciudad como ventaja inicial, puesto que su mercado potencial abarca la suma de ambas mitades.

Pudiéramos pensar en el  centro histórico de Hermosillo, la zona de la Rosales y poco del Blvd. Rodríguez, es como un primer handicap, condición favorable necesaria, más no suficiente, hay que decirlo.

La preferencia cambia, depende de la ubicación

Recientemente realicé un estudio de mercado sobre un nuevo restaurante, en el cual, una de las informaciones obtenidas fue sobre cuál restaurante era su favorito. La respuesta de acuerdo a las personas de la zona norte no eran las mismas que las del sur.

Esto es indicativo de lo anterior, de que, como los hábitos, los rankings de preferencias para muchas cosas en la ciudad hay que definirlas muy bien en el contexto geo espacial de donde su ubican, así se puede extrapolar para marcas, actitudes, gobierno, preferencias políticas, etcétera.

Otro elemento importante para compartir sobre los rasgos de los sonorense son los hábitos de consumo. En Hermosillo la gente tiene como elementos iconográfico o simbólico el campo y particularmente es la planta en la planta del sahuaro, que más lo identifica junto con su comida.

El café de talega

Al ser en buena medida la población de Hermosillo de origen en segunda y tercera generación de los pueblos principalmente del río Sonora, los usos y costumbres de alguna manera permanecen en la preferencia.

Así por ejemplo, en el café de cafetera, Hermosillo es en proporción la ciudad en la región noroeste que más consumo tiene en relación al consumo del café instantáneo, particularmente en los hogares, como lo he comprobado con datos de la agencia.

Este hábito nos hace proyectar a qué negocios, en los cuales el eje es el café de cafetera, puedan tener una tasa de éxito en la ciudad con las propuestas de las franquicias que se han establecido, dado que el potencial del mercado en el uso de esta bebida es superior al resto del país. Son datos que son difíciles de captar por información de Inegi.

¿Es Sonora de cultura liberal?

Otro elemento curioso que deseo compartirles en mi colaboración de hoy es la creencia de que en Sonora, por ser frontera, es un estado más liberal que los estados del centro del país.

Lo cual es un error de contexto, puesto que, en Sonora, por ejemplo, la incidencia de jóvenes que a edades tempranas han tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio es menor que estados referenciales del centro del país. De acuerdo a un censo del tema que hicimos hace un par de años, para Sonora y el otro estado referenciado.

Hay que ir a las tradiciones y modos de ser Las tradiciones y la cultura de los pueblos son muy interesantes estudiarlas, comprenderlas y analizarlas con un enfoque mercadológico, puesto que, siendo la raíz de nuestra forma de ser, nos definen en buena medida elementos que pueden ayudar a encontrar paradigmas sociales, que pueden generar un buen nombre de marca, una buena campaña o un estilo de ser alineado a la empatía del sonorense.

Por ejemplo, en unos grupos de enfoque que realicé en los pueblos de Sonora, hace un tiempo noté la gran importancia que le dan a la acción de comunicación, no de una persona en lo particular, sino a varias, resulta más persuasiva y efectiva, por lo que hacer un mensaje en grupo es mejor que solo.

Son detalles que surgen de un análisis etnográfico o antropológico de los pueblos de Sonora, en donde aún podemos encontrar de manera más pura el comportamiento y los disparadores motivacionales de la gente. Me imagino la comparación como la del telescopio que se proyecta en el firmamento para descubrir el origen de las estrellas, así los pueblos nos proyectan nuestro origen y de esa manera nos ayuda no sólo a definir estrategias mercadológicas, sino de políticas públicas para entender mejor a la ciudadanía.

Me parece increíble, por ejemplo, la nota de estos días en la que se habla de que el fondo del fideicomiso del Río Sonora tenga recursos que aún no se han administrado. Ha faltado una vinculación con un tercero para poder hacer que estos recursos realmente se apliquen y tengan sus efectos en los pueblos del Río, centro y raíz del Hermosillo, que por cierto tanto lo necesitan.