Más petróleo para la flama de la inversión (y el TLC)

petroleo
Shares
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • Google+

El anuncio del día de ayer del yacimiento de Ixachi, es un mensaje para el exterior de que México sigue siendo un país petrolero y manda una señal a los inversionistas de las rondas de licitaciones que están en puerta, en el marco del TLC. Poco favorable para crear ambientes optimistas, que son muy importantes para animar a los capitales externos, pero muy lejos de “administrar” abundancias.

No es para tocar las campanas Con el anuncio de ayer por parte del Gobierno Federal, sobre el descubrimiento de yacimientos con reservas de 350 millones de barriles, en Veracruz; las reservas del país en proporción de las reservas de 45.4 mil millones no pintan.

Pero, hacia afuera sí lo es un impacto mediático importante, que alienta los mercados internacionales sobre las variables financieras del país, en un contexto internacional. Hacia adentro del país, esto no representa una nota que vaya dirigida como estrategia mediática en tiempo electoral, no es ni por asomo una noticia que traiga el triunfalismo y el volver a la famosa frase de 1976, en la que se decía que “habría que administrar la abundancia”, parte del anecdotario del país.

Un ingreso que se consume, no se invierte

La producción de petróleo en ese entonces (1976) era de 803 mil diarios, con un precio de 30 dólares por barril. A los tres años, el precio de nuevo baja a 10 dólares, con un ingreso de gobierno comprometido al exterior a partir del petróleo, que hizo que el país se viera en una severa crisis de liquidez al bajar las reservas a cero dólares.

De 1999 al 2008 se mejoró bastante, en cuanto a la producción y precios, no así en el uso de esos ingresos, ya que se siguió aplicando a gasto corriente y muy poco a inversión, mientras que los ingresos petroleros subían, por ejemplo, en 36.5%, el gasto en inversión total en México bajaba en 2008 a 13%. Hasta llegar a lo que es hoy la inversión pública en México de 0%.

A nivel Sonora, como dato importante, hay una campaña de un destacado político en el cual desea que por ley se defina en el presupuesto de egresos del estado en un 20% a gasto de inversión, es una campaña muy sensata que deberá hablarse en los siguientes meses.

Inversión pública tiende a desaparecer

Actualmente, los ingresos petroleros no representan más allá del 18% de los ingresos del Gobierno; aunque no es un dato menor, no representa una petrolización de la economía y no genera por lo tanto efectos recesivos ante una caída en producción, mucho menos en precios, dado que el precio está garantizado con esquemas de cobertura cambiara con la contratación de un seguro, con un precio en 46 dólares en este 2017.

Una prima de seguros que ha subido su tarifa un 20% más con respecto al año anterior, en una apuesta que se ha ganado en los últimos tres años ya que el precio promedio anual ha estado por debajo de la cobertura de riesgo cambiaria.

A todo vapor

Hoy en día, los países están en una producción a todo lo que se pueda, ya que la tendencia es a la reconversión hacia energías más limpias para motores de combustión, que es el principal consumidor, se observa una tendencia hacia energías renovables ya anunciadas por las empresas automotrices en sus planes a 5 años. A escala mundial, esos niveles de producción de petróleo están en 80 millones en promedio diario, cuando hace 10 años era de 70 millones, y en el precio se ha comportado de manera errática, pero ya no a los niveles de 100 dólares, que ésos ya difícilmente volverían. México aporta no más de un 2% mundial aún en el mejor de los escenarios.

Sonora es una potencia en otras energías

El futuro de las energías en el mundo, y en Sonora, es a través de energías alternativas al petróleo, más limpias. Para ello la solar y la del gas natural para el estado representan no un futuro, sino una realidad, que deberá verse los resultados en el corto plazo.

En Sonora, las nuevas energías nos ponen en una posición muy prometedora por su efecto de irradiación solar. La energía solar representa una ventaja comparativa contra cualquier estado del país.

En Sonora, también se han venido dando, desde 2012, inversiones fuertes en infraestructura con otras energías más limpias como es el del gas natural con los gasoductos, que prácticamente están interconectando a las principales ciudades del estado con Arizona y de la mega región California y Nuevo México.

El incremento para el uso industrial y de generación de electricidad que esta infraestructura tiene, elevará la dinámica de la actividad económica en el estado en un 60% en promedio, más que el del resto del país, de acuerdo a lo registrado en otros pocos estados que logran tener esta red de infraestructura.

Periódico Expreso "Reflexiones, tendencias y algo más"