Cómo obtener el mayor provecho de un estudio de mercado.

Uno de los principales problemas que se tiene al momento de obtener la información de una investigación de mercado es no saber darle una lectura adecuada a los datos, es decir a su análisis e interpretación.

Frecuentemente confundimos el contar con información y el obtener conocimiento, aclaremos, información es tener la descripción de una realidad y, conocimiento, es obtener una interpretación de la realidad informada.

Por ejemplo, en una encuesta nos enteramos que el precio, la calidad y el servicio son importantes pero, para poder identificar que hacer, necesitaremos profundizar más en las características de esos atributos; por ello resulta conveniente combinar investigaciones con encuestas y con grupos de enfoque o paneles de discusión, para saber interpretar que, cuando la gente habla de calidad a que se está refiriendo específicamente, en que esta pensando, ya que, por si solo, el concepto es muy ambiguo.

En tres siglos hemos pasado por tres poderes, en el diecinueve, el dominio fue del acaparador de tierras (feudalismo); en el veinte, el del acumulador de capital (capitalismo); en el siglo veinte y uno, el poder esta en el conocimiento. (Información).

Para generar este conocimiento se puede dar de tres formas, por un esfuerzo reflexivo, por un acto de genialidad o por una técnica específica.

En el caso de los dos primeros conceptos: El conocimiento por la experiencia parte de nuestro acervo acumulado de vivencias y concluir con los datos las deducciones que hagamos, para el caso del conocimiento por la inteligencia tendrá que ver con nuestra capacidad de ver hechos que, los demás no ven y que tiene que ver con el plano de los grandes genios e inventores en el cual han basado su conocimiento a partir de la sola observación de los hechos.

Ahora bien, en el caso del conocimiento por la aplicación de la técnica, y que responde más a nuestra situación particular, podemos aplicar una secuencia de actividades que nos conduzcan al conocimiento y lo más importante a su aplicación en tres sencillos pasos:

1°.) Clasificar la información: El método DOFA (Debilidades nuestras, Oportunidades ante los competidores, Fortalezas nuestras, y Amenazas del entorno).

A partir de los resultados de las encuestas se clasifica la información para ubicarla en su casillero correspondiente, por ejemplo, si al momento de evaluar en que estamos mal descubrimos que nuestros productos se perciben de mala calidad esto puede entrar dentro del casillero de debilidades, o bien, si los clientes nos perciben como un producto con tradición puede significar una fortaleza, o un nuevo competidor con una escala de producción mayor puede representar una amenaza o un producto caro puede entrar como área de oportunidad.

2°.) Definir la estrategia: Una vez que hayamos clasificado los datos de la encuesta, podremos elegir una dupla de un factor interno "fortaleza o debilidad" con un factor externo "amenaza o área" de oportunidad, para definir nuestra estrategia competitiva, puedo decidir enfocarme a promover mis fortalezas y defenderme de las amenazas o, puedo decidir atacar las debilidades de mis competidores y enfocarme a las áreas de oportunidad; depende de la intuición del estratega la ruta a seguir, por ejemplo, eligió tradición y entrada de competidor grande como mis atributos de trabajo, para lo cual deberemos formular alternativas tácticas que vayan orientada hacia esos objetivos.

3°.) Definir las tácticas. Las tácticas son las tareas del día a día para responder a la estrategia formulada del ejemplo del punto anterior, debo sintonizar mi empresa en ese tenor, ejemplo, con mi mobiliario, con mi slogan, con mi trato personal con la línea de productos, con un trato más personal con los clientes con mi canal publicitario informal, etc. ¿No cree usted estimado lector?Uno de los principales problemas que se tiene al momento de obtener la información de una investigación de mercado es no saber darle una lectura adecuada a los datos, es decir a su análisis e interpretación.

Frecuentemente confundimos el contar con información y el obtener conocimiento, aclaremos, información es tener la descripción de una realidad y, conocimiento, es obtener una interpretación de la realidad informada.

Por ejemplo, en una encuesta nos enteramos que el precio, la calidad y el servicio son importantes pero, para poder identificar que hacer, necesitaremos profundizar más en las características de esos atributos; por ello resulta conveniente combinar investigaciones con encuestas y con grupos de enfoque o paneles de discusión, para saber interpretar que, cuando la gente habla de calidad a que se está refiriendo específicamente, en que esta pensando, ya que, por si solo, el concepto es muy ambiguo.

En tres siglos hemos pasado por tres poderes, en el diecinueve, el dominio fue del acaparador de tierras (feudalismo); en el veinte, el del acumulador de capital (capitalismo); en el siglo veinte y uno, el poder esta en el conocimiento. (Información).

Para generar este conocimiento se puede dar de tres formas, por un esfuerzo reflexivo, por un acto de genialidad o por una técnica específica.

En el caso de los dos primeros conceptos: El conocimiento por la experiencia parte de nuestro acervo acumulado de vivencias y concluir con los datos las deducciones que hagamos, para el caso del conocimiento por la inteligencia tendrá que ver con nuestra capacidad de ver hechos que, los demás no ven y que tiene que ver con el plano de los grandes genios e inventores en el cual han basado su conocimiento a partir de la sola observación de los hechos.

Ahora bien, en el caso del conocimiento por la aplicación de la técnica, y que responde más a nuestra situación particular, podemos aplicar una secuencia de actividades que nos conduzcan al conocimiento y lo más importante a su aplicación en tres sencillos pasos:

1°.) Clasificar la información: El método DOFA (Debilidades nuestras, Oportunidades ante los competidores, Fortalezas nuestras, y Amenazas del entorno).

A partir de los resultados de las encuestas se clasifica la información para ubicarla en su casillero correspondiente, por ejemplo, si al momento de evaluar en que estamos mal descubrimos que nuestros productos se perciben de mala calidad esto puede entrar dentro del casillero de debilidades, o bien, si los clientes nos perciben como un producto con tradición puede significar una fortaleza, o un nuevo competidor con una escala de producción mayor puede representar una amenaza o un producto caro puede entrar como área de oportunidad.

2°.) Definir la estrategia: Una vez que hayamos clasificado los datos de la encuesta, podremos elegir una dupla de un factor interno "fortaleza o debilidad" con un factor externo "amenaza o área" de oportunidad, para definir nuestra estrategia competitiva, puedo decidir enfocarme a promover mis fortalezas y defenderme de las amenazas o, puedo decidir atacar las debilidades de mis competidores y enfocarme a las áreas de oportunidad; depende de la intuición del estratega la ruta a seguir, por ejemplo, eligió tradición y entrada de competidor grande como mis atributos de trabajo, para lo cual deberemos formular alternativas tácticas que vayan orientada hacia esos objetivos.

3°.) Definir las tácticas. Las tácticas son las tareas del día a día para responder a la estrategia formulada del ejemplo del punto anterior, debo sintonizar mi empresa en ese tenor, ejemplo, con mi mobiliario, con mi slogan, con mi trato personal con la línea de productos, con un trato más personal con los clientes con mi canal publicitario informal, etc. ¿No cree usted estimado lector?