SER PARTE DE TU VIDA

simsa clientes
Shares
  • facebook
  • twitter
  • linkedin
  • Google+

SER PARTE DE TU VIDA

En el terreno local nuestros médicos de cabecera, nuestro mecánico, nuestro plomero, nuestro restaurante favorito son ejemplos de engagement que son parte de nuestra vida en la que hemos construido una vida juntos, ¡Feliz cumpleaños! ¿cómo siguió su hijo?, ¿se puso la guarda que  le recomendé?, si falla el carro me lo trae, ¿queda claro el procedimiento que  le voy  a realizar? son  recuerdos gratos que  van construyendo una  marca , con momentos que  recordamos como acciones de soluciones, no de problemas; todos esos recuerdos van  construyendo en  nuestras mentes ese referencial que nos da la fidelización del servicio con nuestro médico, dentista, mecánico, publicista, y en general todo servicio profesional.

 Hay veces que descuidamos el “final feliz” de la relación con nuestros clientes en un servicio o en una venta, la impresión que dejemos es la huella que le quedará al cliente, y más importante que no cuesta y más económica que cualquier campaña publicitaria.

 CUANDO LOS CLIENTES SE VAN O SE QUEDAN

Son recuerdos acumulados que los clientes nos lo premian o no lo cobran, sin que sepamos muchas veces, porque el cliente se fue con la competencia, quizá fue cosa de un mal gesto o quizá un servicio post venta mal  dado, o al revés, y así se explica por qué determinado taller mecánico o determinado médico tiene su consultorio o taller lleno y el vecino está vacío aun  cuando ambos cobran lo mismo y son igual de capaces, la respuesta está en que  no han logrado el proceso de  empatía con los clientes Lo vemos en los doctores, hay muy buenos médicos pero te dan las explicaciones solo  si las preguntas de la otra forma, solo  te dicen pase a la caja y haga  su cita, seguro si más adelante tienes otra opción, ya no regresarás, pero también sucede lo contario, doctores con  los que  se genera una empatía por su preocupación y humanismo auténtico, de  tal manera que cuando tenemos opciones aún  y cuando sean más económicas o de  una  supuesta mejor certificación le somos leales a nuestro médico de cabecera aunque claro, las segundas opiniones no ofenden a nadie.

 NUEVA ACTITUD

Hay una buena noticia, no necesariamente es cuestión de tiempo, con  una  buena estrategia se puede dar de manera inmediata, tendrá que ser auténtica y de buena mecánica de reciprocidad, por ejemplo una  vivencia personal, me pasó en el supermercado en la que  fui como mi hijo pequeño a compras en el área de carnes frías, mientras estaba buscando el jamón de  mi preferencia alguien se le acerca a mi hijo  y le ofrece un  globo con  una  figura de un pato, doy la vuelta y le doy las gracias, al momento me  dice: -¿Quiere probar el jamón de la  marca food?, pues mi respuesta es -Claro que si, -¿A como el kilo? -A $160 pesos. Caigo en cuenta que es más caro que el que iba comprar pero le pido medio kilo, había logrado el “engagement” necesario para que le comprara.

Así que estimado lector nunca es tarde, no es cosa de experiencia y de vivencia, es cosa de tener una nueva actitud, empecemos por sonreírle a la vida para que ella nos sonría, decía un vendedor de seguros, “Si en la mañana al cepillarme los dientes me veo en el espejo y estoy sonriendo ese día ya me fue bien”.